Carefree sleeping little baby on a bed

Para los padres, las dudas y temores en torno al tema del sueño son muchas y las respuestas más frecuentes que recibimos al expresarlas son: así mismo es, si tienes hijos nunca más volverás a dormir, eres madre que esperabas? así son los bebes, es normal,  o no te preocupes tanto que ya se le pasará! El hecho es que el dormir es tan importante para la buena salud y el adecuado desarrollo como lo es la comida o el ejercicio. Muchos dirán que es normal que no duerman, pero no lo es! En el blog de hoy quiero hablar de las razones por las cuales si tu hijo no lo hace debes tomar  medidas sobre el asunto.

1.El dormir promueve el crecimiento:

Se creía que este era un mito pero resulta que es verdad, los niños crecen mientras duermen y por ello es importante tener una noche de sueño consolidado. La hormona del crecimiento o somatotropina se segrega durante la etapa del sueño profundo, cuando nuestro cuerpo y nuestro cerebro están en un estado completo de relajación.

2. El dormir reduce el riesgo de sobrepeso:

Cada vez hay más estudios que demuestran que el dormir muy poco está relacionado con el sobre peso en los niños. Según la revista Pediatrics, de la academia americana de pediatría, los niños que tienen menos de 10.5 horas de sueño por noche son más propensos a sufrir de obesidad. La explicación es que cuando hemos comido lo suficiente para estar satisfechos se segrega la hormona leptina, la cual nos indica que debemos dejar de comer. La falta de sueño afecta a esta hormona y por ende no se genera la señal que debemos parar y seguimos comiendo sin necesidad!

3. El sueño es fundamental para el aprendizaje:

Con el sólo hecho de estar despiertos nuestro cuerpo produce toxinas en el cerebro, las mismas que se eliminan mientras dormimos. Resulta que durante el sueño, nuestras células en el cerebro se encogen y permiten el paso de fluidos entre ellas. De esta manera se llevan las toxinas, es literalmente un lavado cerebral. Entonces, cuando nos dicen que no nos preocupemos por las horas de sueño y que el dormir es una pérdida de tiempo, pensemos lo contrario, pues es la manera en que el cerebro se mantiene limpio y saludable.

¿Qué pasa si no dormimos lo suficiente? El cerebro no puede eliminar estas toxinas y se quedan flotando en él, como resultado no podemos pensar con claridad. Durante el sueño, además de eliminar estas toxinas, el cerebro archiva la información que ha recopilado durante el día lo que fomenta la memoria y el aprendizaje. Mientras dormimos el cerebro conecta la información, almacena y refuerza lo que estamos tratando de aprender y a su vez elimina los recuerdos menos importantes. El sueño además marca una gran diferencia en la habilidad que tenemos para resolver problemas difíciles y para entender las cosas que estamos tratando de aprender. Hay estudios que demuestran que los niños que duermen más horas (las horas necesarias vs niños que duermen menos) tienen un coeficiente intelectual más elevado. (Sleep Med 2010), los niños que  duermen bien por la noche consistentemente tienen mejores resultados en todo tipo de exámenes incluido matemáticas y obtienen mejores puntuaciones en pruebas desarrolladas para evaluar  memoria, control emocional y organización ( Child Development Nov 2010)

4. El sueño ayuda al sistema inmunológico:

Esta es una de las armas que tiene el organismo para defenderse. Las investigaciones sobre el tema muestran una  correlación entre la calidad del sueño y la fortaleza del sistema inmunológico para hacer frente a las enfermedades. Mientras dormimos, el cuerpo produce unas proteínas denominadas citoquinas, estas son las encargadas de regular las interacciones de las células del sistema inmune. Además de ayudar al organismo a combatir enfermedades, infecciones o estrés, estás proteínas interactúan con los sistemas neuroquímicos del cerebro de manera amplificada, produciendo estados somnolientos o febriles para obligarnos a descansar con el objetivo de que el cuerpo pueda sanar. La falta de sueño por su parte afecta al número de citoquinas que producimos. En adultos con menos de 7 horas de sueño por noche se ha encontrado que son 3 veces más propensos a contagiarse de un resfrió cuando están expuestos al virus que aquellos que duermen 8 o más horas diarias.

5. El sueño aumenta la capacidad de atención de los niños:

Los niños que antes de  los 3 años consistentemente duermen menos de 10 horas por noche son 3 veces más propensos a tener problemas de hiperactividad e impulsividad. Resulta que los síntomas del déficit atencional (TDAH) y los que muestra la falta de sueño son muy parecidos por lo que es muy frecuente que se confundan los diagnósticos. Los niños que sufren falta de sueño pueden presentar impulsividad y falta de atención pero no necesariamente sufren TDAH, por lo que es muy importante asegurarse que estén durmiendo las horas necesarias antes de que sean diagnosticados!

Como podemos ver, tanto la comunidad científica como el sentido común parecen estar de acuerdo en que el dormir es MUUUUY importante para el desarrollo de los niños.  Al presentarles estas razones, mi intención no es asustarles es compartir con ustedes el porque me apasiona  ayudar a tantas familias a mejorar el sueño de sus hijos e invitarlos a reflexionar sobre el tema desde otra perspectiva. Creo que parte de nuestro trabajo como padres es poder dar a nuestros hijos todas las ventajas que están a nuestro alcance para que tengan un adecuado desarrollo y por eso, al igual que nos preocupamos sobre su alimentación debemos preocuparnos sobre su sueño.

Que duerman bien,

Emilia

 

Advertisements