IMG_2186[1]

¡Mi hija Amalia cumplió 3 meses!  Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando escribí el blog sobre cómo prepararnos para empezar a sembrar buenos hábitos de sueño con el bebé que está por llegar. Ahora estoy dispuesta a contarles los avances y resultados que he tenido durante estos meses con mi hija.

Pasado el primer mes se está más en control del día a día. Es más fácil reconocer los signos de cansancio en el bebé y asegurarnos que no se está agotando, este era el primer objetivo que me propuse alcanzar y conforme van creciendo debemos mantenerlo. La buena noticia es que cada vez van tolerando más tiempo despiertos antes de necesitar una siesta por lo que podemos empezar a hacer distintas actividades y disfrutar más del bebé durante esos periodos.

Otro cambio notorio es que el bebé empieza a estar más atento y curioso. Esto es importante conocer por dos motivos, el primero es que si hemos fomentado el hábito de hacerlo dormir en el mismo lugar siempre, este ya será un lugar familiar y el acostarlo será un proceso fácil (¡ya les voy a compartir próximamente un video que hice de Amalia a las 10 semanas para que puedan ver como lo hace!). Lo segundo es que al estar más curiosos, esas largas siestas de 3 horas pueden comenzar a reducirse pues al terminar el ciclo de sueño el bebé quiere explorar. Lo importante de entender este cambio es que nos permite anticiparnos y estar atentas al momento que se despierta para poder ayudarlo un poco a que vuelva a dormir y no dar por terminada la siesta de inmediato.

Les comparto los resultados que hemos tenido. ¡ Desde las 9 semanas Amalia ya duerme toda la noche! Cuando digo toda la noche, me refiero a que la acuesto a las 19:00 y se levanta alrededor de las 06:30.Ha sido muy satisfactorio para mí el ver como ella sola fue estableciendo sus tiempos y dejo de levantarse a comer por su cuenta. Ella ha mantenido lactancia exclusiva y lo que le ha permitido dejar sus tomas nocturnas ha sido el haber fomentado buenos hábitos de sueño desde el principio. La otra buena noticia que les puedo compartir es que esto también me ha llevado a tener ya un buen horario establecido. Además, está conciliando el sueño por sí misma en su cuna, tanto para las siestas como para la noche, pero aún estamos en el proceso de trabajar la duración de las siestas lo que será tema para el próximo blog.

A las 8 semanas hice la transición para dejar de envolverla como “tamalito”. Desde el inicio utilice para esto un Swaddle de Babycacoon, el cual fue muy útil durante este tiempo. Llegado el momento, deje por 3 días una manito afuera para que vaya acostumbrándose a dormir ya con manos sueltas y 3 días más tarde saque su segunda mano. Aún lo utilizo envolviendo sólo el torso para sus siestas y durante la noche.

Aquí les dejo algunos tips que me han ayudado en estos meses para alcanzar estos resultados.

  1. Estar pendiente de su necesidad de sueño

Me ha pasado muchas veces que miro el reloj y sé que ya es hora de darle su descanso sin embargo dudo y me demoro un poquito más en acostarla, ¡grave error! Si conocemos y entendemos sus necesidades y reconocemos sus signos, el acostarla a tiempo ayudará a que pueda hacer su proceso y conciliar el sueño de manera pacífica. Al contrario, si esperamos un poco más empieza a fatigarse y al momento de acostarla estará ya fatigada y le costará hacer su trabajo.

  1. Mantener una misma hora para ir a dormir por la noche

Hemos trabajado para fomentar la diferencia entre el día y la noche y esto nos ayuda a tener ya una hora específica para acostarla. Al ser siempre la misma hora, su cuerpo está  preparado para ir a dormir y lo está esperando, esto hace que el proceso sea bastante fácil y relajado.

  1. Asegurarse que el lugar donde duerme promueva el sueño

Si mantenemos la cuna libre de cobijas, almohadas, peluches, móvil,  etc… este será un lugar seguro para dormir y además invitará a conciliar el sueño. Si en cambio tenemos la cuna llena de objetos, el bebé continúa estimulándose y le costará más trabajo el conciliar el sueño. Además podemos ayudarlo verificando que la temperatura de la habitación sea la adecuada y así evitamos el sobre abrigar al bebé. Muchas veces veo en mi consulta que los arropan demasiado, algunas capas de ropa, pijama térmica y encima un sleeping relleno de plumón. A parte de que todo esto representa un riesgo de sobre calentamiento del bebé, estará más propenso a levantarse por calor.

  1. Ser consistentes con lo que nos hemos propuesto

Si hemos establecido un plan y tenemos claros nuestros objetivos, será muy fácil el mantenernos consistentes. Muchas veces la falta de un plan hace que unos días intentemos una cosa, dos días más tarde intentamos otra y así sucesivamente seguimos probando y probando sin dar oportunidad a que alguna de esas estrategias realmente se desarrolle y funcione. En cuestiones de bebés debemos ser pacientes y no todos los días serán iguales, unos serán muy fáciles y otros les costará más trabajo el dormir pero si sabemos que esperar y que hacer el proceso se vuelve más manejable para todos. También habrá días en que nuestro bebé quiera extra mimos por lo que tenerlo y disfrutarlo encima nuestro no será ni el fin del mundo ni un placer culposo, podremos hacerlo felices sabiendo que al final del día nuestro bebé tiene buenos hábitos y seguirá durmiendo bien.

  1. Ruidos Blancos

Les había contado que utilizo el dohm de marpac. Resulta que estuve con mi hijo mayor de vacaciones todo el día en casa asique el utilizar ruidos blancos en la habitación de la bebé me permitió mantener sus siestas sin que se alterarán (o al menos no tanto) por la bulla de la casa. Si en su casa hay mucha bulla durante el día prueben utilizar ruidos blancos, pueden encontrar algunos  playlist en Youtube, si quieren algo similar al dohm busquen ruidos de ventilador.

Espero que estas pautas les sirva y si tienen dudas estaré feliz de ayudarles.

Emilia.

 

 

Advertisements