baño

Yo no estoy tan segura de que el pañal se quite o que el pañal se deje, pienso que eso es solo una forma de catalogar el proceso y que este, como tantos otros, requiere de preparación, paciencia, amor, objetivos claros y por sobre todo de confiar en las capacidades de nuestros hijos.

Al igual que con el sueño, vas a encontrar miles de libros sobre el tema, miles de artículos en internet y al final todo resulta confuso y abrumador sobre todo si no has tenido antes una experiencia en este tema. Y así como para aprender a dormir no existe una sola fórmula mágica que aplica para todos los niños y para todas las familias, tampoco lo hay para dejar el pañal, la mejor manera de hacerlo es la que funciona para ustedes.

Por esta razón yo no me voy a concentrar hoy en hablarles del proceso ideal ni el cómo hacerlo sino que me voy a concentrar en dos cosas que para mí son clave tener en cuenta si estás pensando que tu bebé  podría estar cerca de dejar el pañal.

Lo primero, sea cual sea la metodología  que  utilices, tú eres una pieza clave del proceso. En mi experiencia, es importante que el bebé esté preparado, tenga control, reconozca cuando quiere ir al baño o al menos te avise que ya ha hecho sus necesidades en el pañal, siga instrucciones básicas, tenga las destrezas físicas necesarias para lograr la independencia a la hora de ir al baño PERO  si tú no estás lista lo más probable es que resulte en un proceso tormentoso, prolongado y lleno de mensajes confusos. Además de que resulte estresante y agobiante para ti, que no lo disfrutes y que te produzca muchísima ansiedad que al final del día se la terminas transmitiendo a tu hijo. Si algo he aprendido como consultora de sueño, es que todos estos desafíos que enfrentamos como padres requieren de mucha, mucha consistencia para que sean exitosos, es  la pieza fundamental para que un niño sepa que esperar, se sienta tranquilo y seguro y puedan alcanzar su objetivo. Si tu no estas preparada no hace sentido embarcarse en este desafío.

Lo segundo, muchas pensamos que a la hora de quitar el pañal es o todo o nada. Yo estoy convencida que un niño puede aprender, dejar, pasar por un entrenamiento o como queramos llamarlo en el día. Sin embargo la noche es otra historia, el control de la noche puede tomar muchísimo más tiempo y es realmente el último paso cuando hablamos de dejar el pañal. Puede llegar a tomar un poco más de tiempo en dominarse incluso años y es normal.  Definitivamente para mí, no hace sentido apresurar ese paso por la noche, es más importante mantener el sueño nocturno consolidado que fragmentarlo constantemente, levantando a un niño constantemente para evitar accidentes. Una buena señal de que el control por la noche ya existe es que el pañal amanezca seco de manera consistente por más de una semana. Según la National Sleep Foundation y el  Childrens Hospital of Boston,  entre el 13-20% de los niños a la edad de 5 años, aún mojan la cama. Esta estadística nos indica claramente que la noche es un proceso completamente  involuntario. El mantener el pañal o un pull up hasta que un niño este en control por la noche es completamente válido y necesario.

Espero que estas consideraciones les resulte útiles, y como en todo proceso preparen un plan antes de aventurarse, con objetivos claros de lo que quieren lograr y como lo van a hacer.

Con cariño,

Emilia

Advertisements